“‘Postdigital’. Una aproximación desde los estudios literarios ” comunicación de Miriam Llamas Ubieto

[Este texto es un resumen de la introducción a la Jornada Postdigital: ¿un término para el ahora?, UCM, 11/9/2020]

El título de la jornada, “Postdigital: ¿un término para el ahora?” es una pregunta en tono provocador para indagar sobre lo que está ocurriendo ‘ahora’ en relación con lo digital. Esta contribución también pretende provocar y lanzar preguntas sobre lo postdigital en relación con los estudios literarios.

Tras abordar durante años las transformaciones del papel a la textualidad electrónica en el grupo LEETHI, del texto al hipermedia, hemos detectado nuevos desafíos. Una vez que el hipermedia ha fagocitado ya a los textos literarios, una vez que se ha producido la digitalización masiva, lo literario está inmerso en la cultura hipermedial y visual. Los textos literarios están ya ahí, en las bibliotecas digitales, pero las formas literarias también están diluidas en la cultura popular, en las series, en las redes sociales, en la calle, recicladas y reciclándose.

Para pensar, en el proyecto REC-LIT, en formas de acercar lo literario y hacerlo palpable de nuevo, para ir ahora del hipermedia a los textos, es preciso comprender en qué consisten las dinámicas actuales de producción y recepción, transformadas ya en la vida cotidiana. Las formas culturales de reciclar lo literario en la situación actual van desde prácticas populares y masivas (como los memes, mash-ups, los usos en redes sociales…) a prácticas institucionalizadas, fomentadas por la escuela, la biblioteca, la universidad… Y observamos que en esas prácticas la oposición papel/digital o analógico/digital no funciona ya igual. Algo que no es un caso aislado, sino que forma parte de una condición más amplia que también ha mutado a causa de las modificaciones de y con la tecnología digital de los último 15 años.

El término postdigital

Utilizamos la noción de “postdigital” para denominar este estado de cosas porque apunta precisamente hacia una forma mutada de lo digital. Es un término que puede resultar muy controvertido, debido a la inflación y vaciado de sentido del prefijo, que puede hacer pensar erróneamente incluso en una supuesta superación de lo digital. Pero también hace referencia a una condición reciente, a una naturaleza o propiedad de las cosas que no siempre ha existido. Esconde, así, una cierta lógica temporal asociada a la noción de cambio tecnológico. Pero como tanto la tecnología, como la cultura, siguen en constante cambio: ¿Es lo postdigital una noción condenada a ser ya una referencia al pasado inmediato en el que han ocurrido unos cambios específicos o responde a una condición abierta que incluye el constante cambio de lo digital, una secuencia sin fin? ¿Cómo se acota lo postdigital? Si un término, como es sabido, proporciona sentido a lo observado y es una herramienta heurística, ¿qué permite descubrir el término ‘postdigital’ sobre la realidad actual?

Siguiendo a Cramer (2014) y Cox (2014), no utilizamos ‘post’ según una lógica de periodización (como en post-historia o en postmodernidad donde remitiría a la superación o al fin de algo), o dentro de una progresión lineal histórica (en sentido hegeliano), pues, de hecho, estamos en un momento de computerización y digitalización sin precedentes (Cox, 2014). Desde una perspectiva pragmática (Cramer, 2014), el término ‘post-digital’ hace referencia a una condición y a un periodo marcado por la presencia cotidiana de lo digital, cuando ha dejado de ser nueva (Llamas Ubieto 2020).

Cramer lo utiliza sobre todo para aludir a una condición o conjunto de tendencias estéticas y artísticas que tienen en común dos cosas: 1. que solo pueden existir una vez que los nuevos medios han dejado de ser “nuevos” porque se han vuelto cotidianos y ubicuos y 2. que implican formas de superación de la dicotomía entre lo analógico y lo digital por este mismo motivo. Cramer demuestra también cómo hasta en el fondo de esas formas neoanalógicas y retromaniacas encontramos ya trasladadas las dinámicas propias de lo digital (2014) y por ello habla de hibridismo analógico-digital, aunque dicho traslado está ya recogido en el concepto de tecnogénesis de Hayles (2012). Así, hoy ‘postdigital’, referido al arte y a otras prácticas culturales populares, describe también formas en las que lo digital o el uso de Internet se aplica a lo analógico, o viceversa, en los procesos de producción y postproducción; o describe formas en las que se mezclan de tal modo digital y analógico que no se distingue la frontera entre ambos (“Editorial” en Andersen et al. 2014). Así, advertimos que una de las características fundamentales de lo postdigital es la continuidad analógico-digital, pero de una forma distinta a cómo se entendía en la ‘era digital’, donde lo digital era una parte artificial, una prótesis (en el sentido de McLuhan) o añadido en la vida física, y el hipertexto se oponía al papel, pues ahora, en la condición postdigital, la tecnología está integrado en todas partes, embedded y embodied (Hine 2015), y ya no es separable.

Y dado ese continuum, ese borrado de la distinción analógico-digital, ¿es aún relevante la cuestión de la relación distinta que se establece “con” lo digital? ¿Hace falta ya entender en qué consiste el vínculo entre lo digital y lo no-digital en el continuum?, ¿hay una verdadera superación de la dicotomía entre analógico y digital o digital y no-digital?

Tanto Cramer, como ya antes Negroponte, se centraba(n), para definir lo postdigital, en una cuestión de cambio de actitud hacia lo digital o de relación con ello, a causa de haber perdido el carácter de novedad y a causa de su alcance expansivo. Mi hipótesis es que tanto los cambios que subyacen a la condición postdigital, como las consecuencias de esa condición postdigital en los modos de conocer, pensar, percibir o saber…, que no estaban hace 15 años, son mucho más profundos. Es decir, no solo habría un cambio discursivo ‘frente a’ o ‘con’ los ‘nuevos’ medios, causado por un cambio de presencia cuantitativa de la tecnología (con su cotidianeidad y ubicuidad), que también, sino que existen otros cambios de la propia tecnología digital que marcan una diferencia frente a la primera etapa de la llamada era digital.

Fenómenos postdigitales

Las causas de este paso a lo postdigital pueden hallarse en los cambios en cuanto a capacidad de procesamiento, almacenamiento o velocidad, que han permitido la expansión masiva de varias tecnologías digitales como, por ejemplo, las redes sociales, la geolocalización, el smartphone y la Inteligencia Artificial. Pero no se trata solo de una intensificación de tecnologías preexistentes, también hay modificaciones por desarrollos nuevos de tipo tecnológico. Hoy nos encontramos con una realidad material atravesada por información digital, y con la datificación de todo, los big data. Y se ha producido una digitalización masiva de lo real, una remediación sin precedentes. Internet también ha mutado: con el wifi y el 4G y 5G, con la web semántica y las apps; con la personalización de la red (Manovich 2001: 30); con una infraestructura en plataformas (van Dijk 2013) (frente a la red de redes abierta) y la consiguiente aparición de nuevos usos, como la cultura de la participación, la propagación y la convergencia (Jenkins 2006: 2-3 y Jenkins 2013); y, además, por supuesto, con el hecho de que va con cada uno (es móvil) y está en todas partes.

Ciertamente, quizá cualquier mirada a la vida actual, ya sea desde la etnografía, el arte o la fenomenología, no pueda ser ya otra cosa que una mirada que observe prácticas y formas de vida en las que está presente, aunque sea de forma indirecta, lo digital y, por tanto, podemos pensar que carece ya de sentido estudiar su naturaleza y cómo su transformación repercute. Lo digital se da por consabido o por supuesto. Pero ¿debemos trasladar la actitud de transparencia hacia lo digital también a los estudios de cualquier elemento de la realidad y estudiarlos como si no fueran ya relevantes las características del medio? O ¿es quizá necesario comprender cómo son las características y la naturaleza de lo digital en cada momento para entender las prácticas que ayuda a generar, las dinámicas del mundo de hoy?

Un medio es un “portador de signos”, y en este caso es además un metamedio que sigue modficándose. Su origen está en la unión de medios de computerización y almacenamiento y medios de transmisión a distancia. Su naturaleza sigue centrada en esa intersección. Tres son las funciones de los medios digitales que derivan de dicha naturaleza: la de almacenamiento, la de traslado de signos a distancia y la de cálculo; es decir procesamiento, generación y ordenación. Entender cómo se comportan hoy y se entrelazan las tres es comprender cómo funcionan los códigos, las reglas, las lógicas, los diseños y las estructuras que condicionan o determinan las formas de datificación, digitalización y computerización almacenada sin precedentes. O es entender cómo funciona la comunicación hoy. Y, desde ahí, quizá podamos desentrañar también sus consecuencias que modifican nuestra percepción del tiempo y del espacio, de la relación conceptual e imaginaria con lo real y con los otros.

Nos preguntamos, por tanto, en qué consisten las características de la condición postdigital. ¿Qué nuevas realidades se generan o construyen con los medios digitales una vez que estos han mutado? Y observamos que las prácticas reales en la condición actual se caracterizan: 1) por la mediatización sígnica digital (relacionada con la ratificación de todo) y 2) por las formas de conexión o comunicación (traslado) y organización del saber, propias de la hiperconectividad y la telecomunicación; dos cuestiones (construcción sígnica y comunicación) que son objeto de los estudios filológicos, estéticos y literarios.

Enfoque postdigital y estudios literarios

(1) Representaciones y construcciones sígnicas postdigitales en la realidad

En cuanto a lo primero (1), esta naturaleza sígnico-medial, entre datificación y construcción de sentido, se vuelve opaca, exceptuando, como señala Berry en sus superficies, con sus formas y patrones de funcionamiento estético (Berry 2015: 50-54), con las que solemos entrar en contacto.

Dada su expansión, cotidianeidad, pero también su opacidad, a menudo la ausencia o la transparencia es más típica en la condición postdigital que la presencia explícita de lo digital. Pero si profundizamos y lo visibilizamos, vemos que nunca antes se había producido una saturación de representaciones y construcciones sígnicas como ahora, en especial del tipo visual-virtual. Entrelazada con la realidad física material se halla una capa de materialidad sígnica tan fantasmática, por cuanto genera realidades virtuales sin referente directo material, que denominaré aquí, y solo de forma práctica, “inmaterial”. La ambivalencia entre materialidad e inmaterialidad adquiere distintas formas y retroalimentaciones. Si una de las claves, por tanto, es el hecho de estar inmerso en representaciones ¿en qué consisten estas construcciones sígnicas de este tipo intermedio entre materialidad e inmaterialidad? ¿Qué sentidos y qué relato se producen en las construcciones hechas con datos? Las prácticas y acciones que realizamos se explican por una mezcla de lo virtual datificado, lo imaginario de un relato con sentido y lo físico real que conviven. Por ello puede entenderse como un espacio de sentido híbrido. Este elemento sígnico esencial y representacional de lo postdigital y la masificación del relato de sentido asociado a la datificación o algoritmización, son dos aspectos en los que pueden desempeñar un papel los estudios estético-literarios.

Cuando la cartografía clásica fue sustituida por Google Maps y el GPS en el móvil, algo sucedió que no se limita a la sustitución de una forma de reproducir o reconstruir el espacio real y nuestro lugar dentro de él para situarnos. Si la cartografía se servía de una relación por metonimia o sinécdoque, creando un mundo en pequeño o un punto, que como un espejo, señalaba el lugar de la realidad, la inserción de ‘nosotros’ en un mapa cuyo horizonte varía con nuestro movimiento, cambia por completo la relación entre las cosas. Y, la relación con la representación no es de inserción sino de inmersión en la que el sujeto es el centro. ¿Cómo es entonces el puente entre el cuerpo físico y la representación? En la práctica real del uso del GPS en el coche, la relación que establece el cuerpo con la representación exige de una acción, también de naturaleza semiótica: el clic del mundo físico se convierte en un acto con poder indexical y performativo, que moldea o mediatiza a su vez el relato sobre nosotros en relación con el espacio real. Este es solo un ejemplo del estudio de lo que está detrás, de la naturaleza de fondo de las prácticas postdigitales, de las concepciones actuales del espacio en que nos movemos o de nuestras autoconcepciones. En general, es posible observar cómo el relato se multiplica en la vida cotidiana en narraciones automatizadas y rutinizadas. No sorprende que una de las consecuencias se la hiperficcionalización en la cultura popular o por el contrario la tendencia de regreso a lo fáctico o lo real, a la experiencia en vivo.

(2) Conexión comunicativa

En cuanto a la segunda característica central de las prácticas postdigitales, la relativa a las formas de conexión o comunicación, traslado y organización del saber, propia de la hiperconectividad y de la telecomunicación, está estrechamente asociada a lo anterior, pero el foco reside en el aspecto de la conexión comunicativa, en este caso, un aspecto esencial para el estudio de lo literario como acto comunicativo. Al observar cómo afectan los cambios mediales en los procesos de interrelación personal, de traslado de información o circulación, (pero también de producción creativa y de recepción), vemos que efectivamente estamos ante un ecosistema nuevo con estrategias diferentes. El procesamiento de lo cultural en el hipermedia se caracteriza por una remediación masiva sin precedentes; las estrategias postdigitales para su traslado se basan en una reduplicación de contenidos, por parte de prosumidores; y la circulación y la recurrencia (al compartir entre muchos, por ejemplo) se convierten en procedimiento legitimador por excelencia de la existencia de algo. Los contenidos, también la literatura, se mueven y procesan gracias a la misma lógica de la datificación, que está en la base de la cultura postdigital: los elementos de cualquier procedencia (incluso los sujetos) son transformados en datos y nivelados en el medio digital, de forma que la conexión con ellos o entre ellos puede darse de forma descontextualizada o centrada en un yo. Pero, en todo caso, dado que estas estrategias de circulación y comunicación se basan en la reduplicación o en la recurrencia de las enormes cantidades de contenidos datificados disponibles, y, dado que la extracción de sentido de ellos se convierte en un procedimiento diario y, con los big data, en un reto, observamos que el reciclaje de contenidos es la tendencia hegemónica de la época postdigital, tanto en un sentido receptivo como productivo.

(3) Procesos de producción y recepción

Por tanto, no solo se trata de haber adoptado dinámicas propias del uso de los medios como esquemas cognitivos con los que crear o leer, sino que la propia tecnología proporciona fórmulas de creación y recepción con restricciones y regulaciones impuestas por diversos agentes (instituciones y compañías) como las utilidades de postproducción en Instagram o las apps para crear memes. Una tercera indagación en lo literario, en este caso, en el cómo se escribe ahora literatura, tanto en forma como en contenidos, arroja luz sobre qué está cambiando en los procesos de producción y recepción, pero también en general sobre cómo se están alterando las formas de representar o expresar algo y de crear construcciones e imaginarios. ¿En qué consisten las producciones con características postdigitales?

(4) Formas de representación y construcción compartidas

Y este aspecto enlaza con el cuarto y último en el que lo literario desempeña un papel importante: el estudio de las formas de representación y construcción compartidas, los parámetros de conocer y percibir, pero también de configurar constructos e imaginarios colectivos que funcionan como estructuras aglutinantes e identitarias. Si las prácticas culturales como la escritura en clave nacional o el canon sirvieron para producir construcciones discursivas colectivas, ¿cómo se modifican estas cuando las prácticas culturales son ya postdigitales? Las formas de reciclar y de compartir se producen a escalas globales con descontextualizaciones y recontextualizaciones diversas. La forma de compartir y de convertir una experiencia en aglutinante también ha variado, de modo que lo que une se vive de otra forma y sus coordenadas son otras. Lo particular frente a lo global no es ya necesariamente local, puede tener un anclaje virtual y de otro tipo.

(5) Hacer imaginable los postdigital

Pero hay un aspecto más con el que me gustaría terminar este recorrido sobre la exploración de lo postdigital desde el ángulo de los estudios estético-literarios. La última pregunta es ¿cómo nos hacemos imaginable la propia condición postdigital, la postdigitalidad diaria?, ¿con qué figuras y tropos, con qué estrategias y formas de representación se dice lo postdigital?, ¿cuáles son los imaginarios y discursos asociados a ello que se difunden? Y, quizá, la vuelta a los textos literarios, su reciclaje, nos permita, por cuanto refractan y reflejan, descubrir y detectar más de una respuesta.

Bibliografía:

Andersen, Christian Ulrik; Geoff Cox and Georgios Papadopoulos (eds.) (2014): A Peer Reviewed Journal About: POST-DIGITAL RESEARCH, vol. 3, ISSUE 1, 2014. ISSN: 2245-7755El. https://aprja.net//issue/view/8400

Berry, David M.; Michael Dieter (eds.) (2015): Postdigital Aesthetics. Art, Computation and Design, Publisher: Palgrave Macmillan.

Cox, Geoff (2014): “Prehistories of the Post-digital: or, some old problems with postanything”, A Peer-Reviewed Journal About: POST-DIGITAL RESEARCH, vol. 3, ISSUE 1, 2014, Edited by Christian Ulrik Andersen, Geoff Cox and Georgios Papadopoulos, pp. 70-75. https://aprja.net//issue/view/8400; DOI: https://doi.org/10.7146/aprja.v3i1.116087

Cramer, Florian (2014): “What is ‘Post-digital’?”, APRJA, A Peer-Reviewed Journal About: POST-DIGITAL RESEARCH, vol. 3, ISSUE 1, 2014, Edited by Christian Ulrik Andersen, Geoff Cox and Georgios Papadopoulos, pp. 10-24. ISSN: 2245-7755. https://aprja.net/article/view/116068

Hayles, Katherine (2012): How we think. Digital Media and Contemporary Technogenesis. Chicago: U. of Chicago Press.

Hine, Christine (2015): Ethnography for the Internet: Embedded, Embodied and Everyday, London, New York: Bloomsbury.

Jenkins, Henry (2006): Convergence Culture. Where Old and New Media Collide, New York, London: New York UP.

Jenkins, Henry; Sam Ford; Joshua Green (2013): Spreadable Media: Creating Value and Meaning in a Networked Culture (Postmillennial Pop), New York, NY: New York UP.

Llamas Ubieto, Miriam (2020): Postdigital ahora. [Cuadernos del ahora; nº 1], Madrid: Universidad Complutense de Madrid. https://eprints.ucm.es/id/eprint/61054/13/Llamas%20Ubieto.%20Postdigital%20ahora_Cuadernos%20del%20ahora.pdf. / https://www.ucm.es/rec-lit_observatorio_postdigital/conceptos-clave-glosario-y-cuadernos-del-ahora.

Manovich, Lev (2001): The Language of New Media, Cambridge, Mass.; London: MIT Press.

van Dijck, José (2013): The Culture of Connectivity: A Critical History of Social Media, New York, Oxford University Press.

 

Resumen realizado por Miriam Llamas Ubieto


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search