“Poéticas postdigitales: brevedad exhaustiva y subjetividad posthumana en bots literarios””, comunicación de Adrián Menéndez de la Cuesta

[Este texto es un resumen de la comunicación en la Conferencia doctoral LILEC “Leggere, (ri)scrivere e convidividere: vecchie e nuove pratiche di significazione”, Universidad de Bolonia, 16/6/2021]

La ponencia tiene lugar en el contexto de la conferencia “Leggere, (ri)scrivere e convidividere: vecchie e nuove pratiche di significazione”, que invitaba a explorar los cambios en las estrategias de escritura y lectura a raíz del auge de las redes sociales. En este caso, el objeto de estudio son los bots literarios que proliferan en la plataforma de microblogging Twitter en los últimos diez años.

Literatura postdigital

La escritura de los bots literarios en Twitter se aborda en cuanto que una de las diferentes modalidades de la literatura postdigital en cuanto que traslada las tradiciones de la literatura digital generativa al ecosistema postdigital. En este nuevo entorno, la literatura digital generativa se vuelve masiva y se adapta las características de lo postdigital tal y como han sido descritas en el marco del proyecto REC-LIT.

Si hablamos de literatura postdigital, debemos hacerlo en oposición a la literatura digital de los 90s y principios de los 2000s: géneros como el hipertexto o la poesía en Flash deben ser leídos hoy como productos de un momento histórico determinado. En este nuevo contexto postdigital, han de surgir nuevos géneros. Algunos investigadores ya han trabajado este fenómeno: se trataría de obras que hibridan la literatura digital con lo impreso o que exploran las características de las redes sociales y del ecosistema postdigital (Bajohr 2016; Ludovico 2014; Saum-Pascual 2018; Sierra-Paredes 2016).

Bots literarios en Twitter

Dentro de esta emergente literatura postdigital, este artículo se centra en el caso concreto de los bots literarios publicados en Twitter. La ELO define a los bots en los siguientes términos:

Short for robot, a bot is a computer program designed to operate autonomously, performing scheduled, responsive, or real-time operations in a computer, through the Internet, and/or on social media networks. What distinguishes bots from other kinds of software is that they interact with and/or produce content for humans, often assuming a human persona (Electronic Literature Organization 2016).

Estos bots continúan la tradición digital –en el sentido histórico de la palabra– de la literatura generativa que alumbró a bots como la pionera ELIZA de Joseph Weizenbaum y la trasladan al terreno postdigital de las redes sociales. Su poética radica por tanto del cruce de dinámicas y herencias entre estos dos enfoques.

Enfoque generativo: digital, exhaustivo y formalista

Los bots literarios y artísticos han existido mucho antes del nacimiento de Twitter. Suele considerarse al bot conversacional ELIZA, creado por Joseph Weizenbaum entre 1964 y 1966, como el primer ejemplo (Electronic Literature Organization 2016). Sin embargo, estos bots deben comprenderse como una rama más de la literatura generada por ordenador (computer-generated) o generativa. Se trataría esta de uno de los géneros más antiguos de la literatura digital. Sus primeros ejemplos se retrotraen hasta la Europa de los 50s (Kozak 2017), si bien existen claros antecedentes, aun incluso antes de la invención de los ordenadores, en el dadaísmo y el grupo Oulipo (Centro de Cultura Digital 2017; Kozak 2017, 5-7; Lampi 2017, 17-28).

Las poéticas sobre las que se construye la literatura generativa podrían describirse como borgesianas. Artistas e investigadores como Philippe Bootz (2014) o Espen J. Aarseth (1997) han teorizado la lógica creativa que sustenta el género. Otros, como Ville Matias Lampi (2017, 30-33) o Allison Parish (2016) han aplicado sus teorías a los bots literarios en Twitter. De acuerdo con Booth, el texto que merece la atención crítica no es el mismo que se encuentra directamente el lector (llamado por Bootz “texto-para-ser-visto”, text-to-be-seen), sino la totalidad del proceso que lo ha creado. El autor concibe un “texto-escrito” (written-text), una mera idea del resultado esperado. Este “texto-escrito” debe traducirse a un lenguaje de programación: esta versión en código sería el “texto-autor” (author-text), esto es, el programa informático que genera los textos que leerá el lector, los “textos-para-ser-vistos”. Al final del proceso, el “texto-leído” (read-text) sería la percepción final del lector: su comprensión y experiencia de los “textos-para-ser-vistos”.

La complejidad de este proceso tiene importantes consecuencias. Si bien es absurdo afirmar que un agente no-humano (el bot o el “texto-autor”) ha escrito el texto, es cierto que la autoría no ha sido ejercida directamente por un agente humano: cuando el autor recurre a la máquina para amplificar o aleatorizar el texto resultante, delega una parte de su voluntad (en el sentido del inglés agency) en el proceso creativo. La autoría se entiende mejor en términos posthumanos: no después o sin lo humano, sino junto a la máquina.

En paralelo, la lógica de este proceso creativo implica que: 1) los textos-para-ser-vistos son meras concreciones del texto-autor y desde un punto de visto crítico menos interesantes que este texto originario y, debido a esto, 2) la relevancia artística de la obra radica en el potencial del texto-autor y, es más, del texto-autor en cuanto que potencial. La obra en realidad no está cerrada y, literalmente, sigue escribiéndose en cada instancia sin acabar nunca. Funcionaría como un mapa que guía al lector hacia posibilidades inexploradas. Esto acerca a los bots literarios y a la literatura generativa a las fantasías de Borges: el “texto-autor” será abstracto, pero encapsula la exhaustividad de una máquina que ejecutará todas las posibilidades anticipadas potencialmente en su código.

Enfoque de redes sociales: tuiteratura

La otra tradición en la que entroncan los bots literarios en redes sociales son las creaciones breves que han surgido en el ecosistema de Twitter en los últimos años. La plataforma de microblogging, fundada en 2006, establece un número máximo de caracteres por publicación o tuit (primero 140, 280 desde 2017). Esta limitación ha impulsado una revitalización de las formas literarias breves como los haikus y otras formas poéticas (Duquenne 2018), los aforismos y las máximas (Baillot 2020; Gatica Cote 2015), las microficciones (Pianzola 2017), etc. Esta reapropiación de las affordances de Twitter para fines literarios se conoce como tuiteratura (Twitterature). Los estudios hasta la fecha caracterizan la tuiteratura en los siguientes términos:

      • Restricción: El uso de Twitter como plataforma implica el imperativo de adaptarse a sus affordances y a sus códigos (Baillot 2020; Chighizola 2016). Por ejemplo, limita la extensión máxima de las obras.
      • Tradición breve: La limitación de caracteres impuesta por Twitter invita a establecer contacto con las tradiciones de la literatura breve y con la estética minimalista (Baillot 2020; Chighizola 2016; Escandell Montiel 2014; Gefen 2010).
      • Humor: Las redes sociales tienen un importante lado informal y lúdico. En consecuencia, la tuiteratura se ve contagiada por esta tendencia a las ocurrencias cómicas y otras formas de humor (Escandell Montiel 2014; Ingleton 2012).
      • El yo: Las redes sociales tienden a la autorrepresentación. En este contexto, la tuiteratura a menudo deriva en discursos en torno a la identidad y se acerca a formas autoficcionales (Gefen 2010).

Parece tentador deducir que la tuiteratura se posiciona en las antípodas de la literatura generativa. Al fin y al cabo, tuitear sería más cercano a técnicas de escritura populares y masivas y puede percibirse como un mero entretenimiento, mientras que la literatura generada por ordenador tendría un enfoque más elitista y se percibe cercana a la informática. Esto nos llevaría a una dicotomía entre alta y baja literatura que hace tiempo se considera superada.

Lo cierto es que los bots de Twitter hibridan estas dos tradiciones. Su potencial para viralizarse está convirtiendo a algunos en parte del mainstream (Lauer 2017). La mayoría de los ejemplos son en inglés, pero también podemos encontrarlos en español (@sinestesiabot y @Poesia_es_Bot), francés (@BotDuCul y @BotEmploi), finlandés (@runobotti y @kaikkitalkoot) o multilingües (@circuit_futura). Estos bots toman los medios y las lógicas de la literatura generativa para hacer literatura divertida, a menudo orientada a discusiones identitarias. Algunos de los bots que juegan explícitamente con la identidad son @oliviataters –que imita verosímilmente a una tuitera cualquiera y explota la ambigüedad del “valle inquietante” (Giles 2016)– o @man_products y @lady_products de Nora Reed, que parodian abiertamente estereotipos de género.

De lo anterior se deduce que confluyen en los bots literarios al menos tres bloques de tradiciones distintas: el predigital de las formas breves, el digital de la literatura generativa y el postdigital de las redes sociales.

Estudios de caso

Para una comprensión más fina de cómo estas tensiones y tradiciones se traducen en obras literarias, se han escogido dos ejemplos. Ambos dialogan con identidades y discursos LGTB+ en un tono ligero y paródico, pero se mantienen fieles a los principios de la literatura generativa.

@GayUpdateBot: subjetividad posthumana

El primer ejemplo es @GayUpdateBot (que puede consultarse en la URL https://twitter.com/GayUpdateBot), obra del usuario de Twitter @MaybeAlexL. Se creó en septiembre de 2015 y fue descontinuado en abril de 2021.

Este bot funciona a modo de cita paródica de las redes sociales como escrituras diarísticas, egocéntricas y abocadas a la emocionalidad encendida: el bot tuitea cada hora cómo se siente –siempre gay, pero con matices vehiculados en el adverbio cambiante.

La lógica de @GayUpdateBot es extremadamente simple: el bot repite la misma afirmación modificando únicamente el adverbio, tomado aleatoriamente de un diccionario. Esta simplicidad es parte de la parodia: debe entenderse como una broma sobre la simplicidad de estos mensajes que performan insistentemente una identidad –y recordemos que uno de los rasgos definitorios de lo performativo es su iterabilidad. En este caso, la aparente falta de sofisticación del texto-autor resulta estética y argumentalmente efectiva.

Los tuits publicados por el bot plantean varias preguntas. En primer lugar, ¿quién está experimentando estos sentimientos? En otras palabras, ¿quién es el sujeto y emisor de estas afirmaciones? ¿Acaso existe tal sujeto? Se ha mencionado ya que la literatura generativa problematiza la cuestión de la autoría. En este caso, la autenticidad se ve igualmente cuestionada. Puesto que la lógica generativa excluiría una subjetividad genuina en términos convencionales, las declaraciones del bot parecen invitar al engaño: sugieren al público la existencia de un emisor/sujeto allí donde solo hay un autor-texto. Este recurso podría leerse como un comentario sobre cuanto pueden tener de ilusorias y falaces las redes sociales, donde abundan cuentas falsas, catfishing y bots. En paralelo, esta duplicidad sitúa a @GayUpdateBot en la estética del “valle inquietante” que, como se mencionaba anteriormente, explotan otros bots literarios.

En segundo lugar, ¿cómo es posible sentirse “segmentadamente [sic] gay” (“meristically gay”) o “colonialmente gay” (“colonially gay”)? El bot invita a su público a concebir otros sentimientos. Estos sentimientos, que verosímilmente no habrán sido sentidos por el auténtico autor humano, @MaybeAlexL, son sin embargo mediados a través de un “texto-autor” y reconstruidos e imaginados por quienes leemos los tuits. Al pensar las relaciones entre lo humano y la máquina, el imaginario tanto popular como científico ha privilegiado lo cognitivo (la conocida como inteligencia artificial). Por el contrario, @GayUpdateBot plantea la posibilidad de una subjetividad y una emocionalidad artificial o posthumana.

En tercer lugar, el bot deconstruye el significado de “gay”. Cada vez que se le asocia un adverbio aleatorio y aparentemente improcedente, se sugiere que el mero concepto de “ser gay” en cuanto que identidad estable es igualmente ilógico. De este modo, la parodia del bot se hace eco de uno de los principales proyectos de la teoría queer: deconstruir las identidades (sexuales) y demostrar cómo todas son constructos sociales y productos de la performatividad.

@slammedinthebot: una versión queer de la biblioteca de Babel borgesiana

El segundo ejemplo aquí analizado es @slammedinthebot (que puede consultarse en la URL https://twitter.com/slammedinthebot). Fue creado en junio de 2016 por la usuaria de Twitter @SophieNotEmily y continúa operativo.

Este bot tiene una gran carga intertextual: como se reconoce en la propia bio de la cuenta, está inspirado en los libros eróticos de Chuck Tingle. Siempre desde una perspectiva LGTB+, la ficción breve de Tingle se ha hecho famosa por parodiar la literatura erótica teratológica desde giros surrealistas en los que el objeto de deseo de la narrativa se encarna en criaturas inverosímiles, personajes reales o personificaciones de situaciones abstractas o acontecimientos de actualidad. Son ilustrativos al respecto Pounded by President Bigfoot (2014), President Domald Loch Ness Tromp Pounds America’s Butt (2015) o I Freed This Handsome Cargo Ship From The Suez Canal And Now He’s Stuck In My Butt (2021). Los títulos incluyen también a menudo referencias intertextuales o autorreferenciales, como Pounded in the Butt by My Book “Pounded in the Butt by My Book ‘Pounded in the Butt by My Book “Pounded in the Butt by My Own Butt”’” (2016) o Trans Wizard Harriet Porber And The Theater Of Love: An Adult Romance Novel (2021).

El bot continúa esta lógica. Los títulos incluyen dos componentes: prácticas sexuales explícitas no normativas (frecuentemente anales) y objetos de deseo descritos en términos contradictorios. Estos personajes se construyen mediante la yuxtaposición arbitraria de varios elementos extraídos de un diccionario ad hoc: 1) una identidad teratológica que puede verse sustituida por un objeto o concepto antropomorfizado, 2) atributos humanos, como la profesión del personaje, y 3) etiquetas de sexualidad o género. Se reproducen algunos ejemplos a continuación.

Si los estudios queer estudian cómo la sexualidad se construye, media y codifica a través del discurso, las costumbres, etc., el bot subvierte el vehículo por antonomasia del discurso sexual –la literatura erótica–: aleatoriza la combinación de prácticas sexuales y personajes y, por tanto, la configuración del deseo. Por un lado, se yuxtaponen elementos no humanos con prácticas y características humanas. El resultado desdibuja las fronteras entre lo humano, lo monstruoso y lo no-humano. Por el otro, se disocian las etiquetas de género y sexualidad aplicadas para describir a los personajes de los actos sexuales que protagonizan: toda categorización del deseo se vuelve así potencialmente incongruente y, en este contexto posthumano, irónicamente irrelevante.

En la estela de Tingle, es frecuente que los tuits incluyan alusiones autorreferenciales, bien a las obras de Tingle que inspiran la obra, bien al propio bot. Yendo más lejos, si el “texto-escrito” se concibe como pastiche de Chuck Tingle, el “texto-autor” sería un alter ego automatizado del Tingle real. Este giro añadiría una vuelta de tuerca más al proceso autorial descrito por Bootz.

Más allá de la referencia explícita a Tingle, la otra base intertextual de @slammedinthebutt es Jorge Luis Borges. El bot tiene ecos de sus reseñas ficticias (“Pierre Menard, autor del Quijote” [1939] o “Tres versiones de Judas” [1944]): lista todos los libros escritos por un autor (imaginario). Sin embargo, en el caso del bot la lista no se encuentra cerrada: es infinita y cubre todos los libros que podrían ser escritos por un autor. Como en “La biblioteca de Babel” (1941), se trataría de una biblioteca con un número infinito de libros.

Conclusión

Ambas obras trabajan sobre los discursos de las redes sociales (@GayUpdateBot) y la ficción breve (@slammedinthebot). La brevedad de sus textos, impuesta por las restricciones de Twitter, se opone a su (aparente) infinidad de publicaciones. Esta lógica generativa se adapta para reflejar reflexiones postdigitales sobre la identidad. Esta adaptación al ecosistema de las redes sociales permite llegar a una audiencia masiva, gracias a preferir un tono y medio popular, divertido y paródico frente a un enfoque formalista. Esta adaptación podría considerarse como táctica, como los grafitis en el paisaje urbano que son las redes sociales, por utilizar la analogía de Parrish (2016). Sin embargo, es también un indicio más de la diversidad de tradiciones y tendencias que convergen en el arte postdigital.

Bibliografía:

Aarseth, Espen J. (1997): Cybertext: perspectives on ergodic literature. Baltimore: Johns Hopkins University Press.

Baillot, Anne (2020): “280 caractères, ou la privatisation de l’aphorisme”, in Cécile Meynard y Emmanuel Vernadakis (eds.) Formes brèves: Au croisement des pratiques et des savoirs. Rennes: Presses universitaires de Rennes, pp. 211-225.

Bajohr, Hannes (2016): “Experimental Writing in its Moment of Digital Technization”, in Gilbert Annette (ed.) Publishing as Artistic Practice. Berlín: Sternberg Press, pp. 252-267.

Bootz, Philippe (2014): “From OULIPO to Transitoire Observable: The Evolution of French Digital Poetry”, Dichtung Digital, 41. http://www.dichtung-digital.de/en/journal/archiv/?postID=248

Centro de Cultura Digital (2017): “Bestiario de bots. Un acercamiento a las poéticas de la escritura automática”. Editorial. https://editorial.centroculturadigital.mx/articulo/bestiario-de-bots

Chighizola, Carolina (2016): “Twitter ou l’esthétique du bref”, Synergies Argentine, 4(4), pp. 69-80.

Gatica Cote, Paulo (2015): “Cuando Twiter encontró el aforismo: nuevas inquisiciones en el debate de los géneros literarios”, in Francisca Noguerol Jiménez, M. Angeles Pérez López y Vega Sánchez Aparicio (coords.) Letras y bytes: escrituras y nuevas tecnologías. Kassel: Reichenberg, pp. 149-164.

Duquenne, Cécile (2018): “Le réinvestissement du rôle social de la poésie au Japon après l’accident nucléaire du 11 mars 2011. Wagō Ryōichi et l’« action-poésie » sur Twitter”, Impressions d’Extrême-Orient, 8. https://journals.openedition.org/ideo/916

Electronic Literature Organization (2016): “Bots”. Electronic Literature Collection – Volume 3. http://collection.eliterature.org/3/

Escandell Montiel, Daniel (2014): “Tuiteratura: la frontera de la microliteratura en el espacio digital”. Iberic@l Revue d’études ibériques et ibéro-américaines, 5, pp. 37-48.

Gefen, Alexandre (2010): “Ce que les réseaux font à la littérature. Réseaux sociaux, microblogging et création”, Itinéraires. Littérature, textes, cultures, 2, pp. 155-166.

Giles, Harry Josephine (2016): “Some Strategies of Bot Poetics”. Harry Josephine Giles. https://harryjosephine.com/2016/04/06/some-strategies-of-bot-poetics/

Ingleton, Pamela (2012): “Critical Article—How Do You Solve a Problem Like Twitterature? Reading and Theorizing “Print” Technologies in the Age of Social Media”, Technoculture, 2. https://tcjournal.org/vol2/ingleton

Kozak, Claudia (2017): “Esos raros poemas nuevos: Teoría y crítica de la poesía digital latinoamericana”, El jardín de los poetas. Revista de teoría y crítica de poesía Latinoamericana, 3(4), pp. 1-20.

Lampi, Ville Matias (2017): Looking Behind the Text-To-Be-Seen: Analysing Twitter Bots as Electronic Literature. Tesis de doctorado, Aalto University.

Lauer, Jessica (2017). “Hot bots: An interview with Leonardo Flores”, Kairos: A Journal of Rhetoric, Technology, and Pedagogy, 21(2). http://kairos.technorhetoric.net/21.2/interviews/lauer/index.html

Ludovico, Alessandro (2014): “Post-Digital Publishing, Hybrid and Processual Objects in Print”, A Peer-Reviewed Journal About, 3(1), pp. 78-85.

Parrish, Allison (2016): “Bots: A definition and some historical threads”, Data & Society: Points. https://points.datasociety.net/bots-a-definition-and-some-historical-threads-47738c8ab1ce

Pianzola, Federico (2017): “Toward a Narratology of Complexity”, 5th European Narratology Network Conference, Praga.

Saum-Pascual, Alex (2018): #Postweb!: Crear con la máquina y en la red. Madrid: Iberoamericana Vervuert.

Sierra-Paredes, Germán (2016): “Postdigital fiction. Exit and memory” in César Domínguez, Anxo Abuín González y Ellen Sapega (eds.) A Comparative History of Literatures in the Iberian Peninsula: Volume II. Ámsterdam: John Benjamins Publishing Company, pp. 498–506.

Resumen realizado por Adrián Menéndez de la Cuesta González

Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search